Mi perra se cree que es una persona. Eso es lo que opina mi mujer. Y razón no le falta. Al principio cuando la recogió mi hija Flora del mercadillo, mi mujer y yo pensamos en ponerle Tiza, porque es negra, Juan, empezó a llamarla Sugus y al final mi hija le ha puesto Diana, porque dice que la perra es suya. Y es que mi hija cuando quiere tiene una malaleche de aúpa.

Todo empezó este verano. Me había cambiado de curro y como me quería reservar cinco días de vacaciones para octubre por lo de Dallas, me quedé en Madrid mientras la familia se fue a la playa. Un día me llama mi mujer diciéndome que Florilla había venido del mercadillo con un perro. Que lo regalaba una señora y mi hija, que era la única persona que había en el mercadillo en ese momento, lo había adoptado. Y para colmo Juan ya lo había visto. Tres contra uno.

¡Pero vamos a ver Flora!- le digo a mi mujer- con el olfato tan fino que tu tienes no soportas bichos en casa.

¡Ya pero tiene una carilla…! Debo estar haciéndome vieja, me dice.

Y ¿de que raza es?, le pregunto, porque a mi los perros me gustan de raza y viniendo de un mercadillo no ofrece muchas garantías.

Parece labrador, un labrador negro-me dice- Y es una perrita.

La idea de tener una perrita en casa termino de nublar el soleado día de julio. Pero bueno si es labradora negra, unos amigos tienen un macho y los perrillos esos son muy majos (aunque no soy partícipe de cruzar a los perros tal y como está el mundo del animal doméstico hoy en día) pero si no hay más remedio que sea alguien de confianza al menos.

El caso es que ese fin de semana decido pasarlo en la playa y de paso veo a la perrilla.

Efectivamente la perra era de raza ……….de raza negra, pero el labrador no se veía por ningún sitio, si acaso destripaterrones. La perra, todavía sin nombre, me hizo sus gracias nada más verme y eso enternece el corazón, aunque las gracias se limitasen a mearse en mis All Stars nuevas. Cosa que yo achaqué a su corta edad y a la alegría de verme. Creo que reconoció en mí a la figura paterna que nunca tuvo.

Por más que la miraba no le sacaba las razas que en ella podía haber, y eso que estuvimos consultando el Nintendogs, podría deducirse algo de dálmata por las orejas, algo de pachón o similar por el hocico y bastante de ardilla en los cuartos traseros. Y cuando se tumba boca arriba se le quedan las orejas que parece un murciélago, de hecho, ahora que está en celo, le hemos puesto unos calzoncillos azulmarino de Juan y solo le falta la capa para parecer Batman. Más tarde, tras la vacaciones, el veterinario dijo que era snauzer. Pero claro el veterinario echaba una peste a coñá que tiraba de espaldas.

Tras el verano y ya en Madrid, fue naciendo en mí la certeza de que Diana provenía del circo que suele ofrecer espectáculo por las playas todos los veranos. Alguna de las perrillas que actúan en él se quedaría preñada, y como ese circo no tiene fieras (si no contamos a la taquillera) no sabrían que hacer para deshacerse de la camada.

Digo esto porque Diana aprendía muy rápido, si mediaba comida, a los tres meses ya daba la patita y sabía bailar Trhiller, de hecho le están saliendo pelos blancos, así que pensé que los genes de circo serían los responsables.

Flora dice que lo que le pasa es que se cree que es una persona. Esto lo dice porque le da por dormir en nuestra cama. Pero no como duermen los perros, enroscados, si no todo lo larga que es entre nosotros dos y despanzurrada patas arriba que parece Mortadelo cuando se echa una siesta en las oficinas de la T.I.A. aunque, de momento, no ronca. Y también porque insiste en comer con nosotros sentada a la mesa.

Pero a mí lo que me preocupa es que entiende todo lo que se le dice y temo que sea una persona reencarnada. De hecho cuanto más la miro, más me recuerda a mi tío Vicente, que en Gloria esté.

Acerca de

http://intheautumnroad.wordpress.com/ http://soundcloud.com/eme-navarro

Publicado en Diario
One comment on “
  1. […] es Diana cuando mi hija la recogió del mercadillo de Los Urrutias. Ya he hablado de ella anteriormente. Ahora ha vuelto a su tierra con mi madre y está feliz corriendo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

In The Autumn Road: mi nuevo proyecto CC-by-sa
Archivos
A %d blogueros les gusta esto: