¿derechos de autor?….no, gracias.

Vivimos tiempos de cambio. una sociedad paralela se está construyendo. Os recomiendo la doctrina del shock, de Naomi Klein, que da las pistas necrológicas cronológicas de la muerte de los derechos humanos, del estado del bienestar y del ascenso neocon. Aquí en españistán, Zapatero abrió la puerta  a ACTA con su estúpida y , por tanto, peligrosa, Ley de Economía Sostenible y Rajoy ha consumado la aberración de la llamada ley Sinde-Wert, que no pretende otra cosa que privatizar internet, en nombre de la defensa de la propiedad intelectual el cobro de derechos de autor.

La cosa está jodida porque encima, como siempre el fascismo llega al poder entre el aplauso y los vítores de los ignorantes, muchos autores/as aplauden esta ley creyendo que así van a poder seguir viviendo del cuento  de una esclavitud voluntaria.

La ley Sinde-Wert no protege a quien creó una obra, si no a “los titulares de derechos”. Esto, según la ley de propiedad intelectual suelen ser las editoriales y puede darse la paradoja que una persona que tenga una determinada producción creativa, por ejemplo varios discos, quiera que se le enlace pero su discográfica dice que nones y se queda sin poder difundir su creación por el canal más importante que existe: la red.

La ley Sinde-Wert no protege la creación artística/intelectual si no a las grandes empresas del entretenimiento que quieren privatizar la red para convertirla en otra televisión: consumo de contenidos pero nada de aportaciones personales al acervo cultural y creativo. Básicamente esta ley lo que quiere es impedir el derecho a la comunicación, porque Internet es “El medio de comunicación.” (véase las revueltas en el mundo árabe.Grecia,  15M, Occupy Wall Street etc..y se obtendrá la clave de porqué censurar la red.)

El derecho de autor en la constitución española de 1978

Artículo 20:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

  1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
  2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
  3. A la libertad de cátedra.
  4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Siguiendo la carta Magna, en primer lugar la ley Sinde-Wert ya es inconstitucional pues soslaya la resolución judicial a la hora de cerrar secuestrar una web. ¿Ya no hace falta esa resolución judicial? ¿Tan fácil es modificar un derecho fundamental? ¿Sí? Pues entonces hagamos lo mismo con el Título II y llevemos al rey a Cartagena.

Si seguimos este artículo veremos que los contratos editoriales/discográficos también son inconstitucionales pues renuncias a tu derecho (un derecho fundamental es irrenunciable) en beneficio de un tercero, tu editorial,  que decidirá sobre tu obra. Por ende, ya que esto es así porque la LPI se lo permite, la propia ley de propiedad intelctual es inconstitucional porque te hace renunciar a un derecho fundamental que, por definición, es irrenunciable.

Cuando se habla de derechos de autor, paradójicamente, no se está hablando de defender la autoría de una persona respecto de su obra, si no de dineros que cobran los titulares de derechos (editoriales, productores , sociedades de gestión y las migajas para quien realmente hizo la creación) por comunicación, exhibición pública e incluso venta. Del reparto de estos derechos dineros mejor no hablar.

El pastel de los derechos de autor

¿que pasaría si no existiesen los derechos de autor?: pues muy sencillo, teniendo en cuenta que quienes cobran la mayor parte del pastel son las editoriales de las majors, si no hubiese dineros en concepto de comunicación pública de una obra pues no les interesaría reeditar grandes éxitos, hacer productos tan aberrantes como la “década prodigiosa” las zarzuelas chunda chunda de Luis Cobos, los musicales de Mecano o Sabina ni, el gran bodrio de Operación triunfo ni tampoco existiría Caco Senante. La música seguiría, quienes compusiesen una obra musical o literaria cobrarían como contraprestación a su entrega y no como ahora que “te pagan” en concepto de adelanto de los derechos de autor y muchas veces te quedas debiendo dinero a tu empresa pues las cifras de ventas, de discos, de libros o de entradas, se maquillan a gusto de las empresas.

Si no existiesen los derechos de autor, los compositores cobrarían por su trabajo y solo dependería de ellos para poder seguir viviendo, si su obra es aceptada y obtiene los redimientos económicos suficientes, como le pasa a cualquier otro profesional liberal, o¿ acaso nosotros meamos colonia y los arquitectos no?

Decir, como dijoTeddy, que los derechos de autor es el salario del autor es una falacia teniendo en cuenta que al 90% de los socios de la SGAE se les liquida entre 0 euros y 46 euros anuales.

Claro que siempre habrá alguien que dirá: ¿y entonces si no cobro derechos de autor de que voy a vivir? muy sencillo, de lo que puedas, ¿cuanta gente que estudió sociología, derecho, filología etc… no viven de ejercer sus profesiones? en cambio yo , que no vivo de la música , puedo tengo el privilegio de poder seguir haciendo música y  ahora gracias a la red, difundirla y no tener que depender de ningún contrato que me obligue a hacer la música que me dicen, a repetir eternamente la misma canción o a hacer videoclips “políticamente correctos” (Tele5 quiso nuestro vídeo clip de Aileen Star pero luego como salía “una chica que se droga” dijo que no). Y de mí dependerá generar ingresos con ello. Así es la vida; pregúntale a un fontanero😉

Una sociedad paralela

Pero tenemos una responsabilidad. Los intentos de censura mediante leyes que supuestamente se dictan para proteger la propiedad intelectual, están sucediéndose uno tras otro. Al igual que las ¿políticas? actuales están haciéndonos la vida imposible y, en cambio, están surgiendo movimientos que dirigen todos sus esfuerzos en crear un mundo paralelo más sostenible. Quienes tenemos la suerte de tener facilidad para hacer obras artísticas tenemos que elegir entre incrementar el acervo cultural común, aún a costa de renunciar a los derechos económicos por comunicación pública en la red, o nuestra avaricia de hoy por un puñado de monedas que será nuestra mordaza mañana. Volveremos a la era preinternet donde solo veía la luz la obra de quienes cumplían unos criterios comerciales y de estas obras muy pocas tenían un mantenimiento en el tiempo, la mayoría están hoy día descatalogadas e inaccesibles por culpa de los derechos de autor.

Aunque su producción es inmensa, la cultura libre a diferencia del software libre, aún no “ha salido a la calle”, pero pensemos el tiempo y esfuerzo que ha costado y está costando que el software libre se popularice, para ello se ha ido teniendo que hacer amigable para el usuario común, crisis económicas para que usuarios y ahora, por fin, administraciones públicas lo adopten como software de elección. Lo mismo pasará con la cultura libre pero hay que apoyarla por todos nuestros medios. De hecho pienso que es más eficaz empezar a difundir la cultura libre que limitarse solo a luchar contra las leyes que quieren dejarnos incomunicados. Ambos esfuerzos deben darse al tiempo.

Estamos empezando. Pensad por un momento el tiempo que ha tenido que pasar desde que se inventó la imprenta, hasta que en casi cualquier hogar hay, al menos, un libro.

Acerca de

http://intheautumnroad.wordpress.com/ http://soundcloud.com/eme-navarro

Publicado en Diario
One comment on “¿derechos de autor?….no, gracias.
  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos ¿Derechos de autor?….no, gracias emenavarro.wordpress.com/2012/04/27/derechos-de-autor-no-…  por harlam hace […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

In The Autumn Road: mi nuevo proyecto CC-by-sa
Archivos
A %d blogueros les gusta esto: