Free Note: prólogo

Internet ha supuesto una revolución en el modo de comunicarse entre las personas. Actualmente es el medio más potente de contrainformación que disponemos. Los medios de comunicación tradicionales, copados por las empresas más potentes transmiten  aquello que le interesa al pensamiento neoliberal y contribuye, decisivamente, a crear este estado de shock al que está sometida la población mundial y como un rebaño dejamos que se nos quiten los derechos más elementales.

Así pues, Internet es el objetivo. No vamos a enumerar los constantes y sucesivos intento de censurar la red y las presiones que se hacen a los gobiernos para que dicten leyes cada vez más restrictivas, pero sí que es importante resaltar el papel que desempeñan las multinacionales discográficas y sus editoriales en esta guerra por el medio de comunicación más poderoso que existe.

La excusa es la piratería de contenidos artísticos. Internet es un vehículo de transmisión de conocimiento que puede, y debe, romper con la brecha entre clases. La finalidad de toda esta presión que están ejerciendo las multinacionales del entretenimiento es convertir la Red en una TV unidireccional, en la que no podamos subir contenidos y elegir solo aquellos que quieren que consumamos. Se amparan en los derechos de autor para hacernos creer que velan por las personas creadoras de contenido y se han adueñado de la palabra cultura.

Frente a esto a miles de artistas que, bien porque no cumplen con los “requisitos comerciales” que las multinacionales imponen o porque, simplemente, no quieren pasar por el aro de ceder el control de sus creaciones, dotan de contenido a la red utilizando licencias libres para que, al menos en su nombre, no se apoderen de ella.

El constante intento de cierre de webs con enlaces a obras artísticas con el pretexto de la protección de la propiedad intelectual, en manos de las multinacionales y no de quien realmente ha creado la obra, debe ser contrarrestado con la difusión de obras libres.

Hace algunos años propuse esto en un foro interno de Redsistencia (que no voy a enlazar) y alguien dijo que es que la música copyleft era muy mala. No estoy de acuerdo en la música copyleft hay tanta basura o menos que en la música que podemos oír en la MTV, los 40 principales o en la mayoría de las cadenas de TV y radio tradicionales.

Así pues aquí iré posteando artistas copyleft para que vayáis descubriéndolos y si es posible dándoles difusión.

Bridge Underwater

Patrick Mellon, de Philadelphia, forma la banda en 2005, una especie de hombre banda, hasta que en 2009 se le une John Basile a la batería y en 2013 Max Iezzi como bajista. Interesado en en lo-Fi, pop, electrónica y en el eclecticismo en general, desde su formación han publicado, de momento, 26 trabajos entre LPs, EPs y singles.

Aquí su página de facebook y podéis seguirlos en Twitter

Os dejo con Sad Song, una canción acústica correspondiente a su trabajo “Six Songs” Utilizan una licencia CC by-NC-ND

Acerca de

http://intheautumnroad.wordpress.com/ http://soundcloud.com/eme-navarro

Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Free Note, Música para el cambio, music, musica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

In The Autumn Road: mi nuevo proyecto CC-by-sa
Archivos
A %d blogueros les gusta esto: